La orquestación instrumental es la organización intencional y sistemática que hace el maestro de los artefactos disponibles para guiar a los estudiantes en el ambiente de aprendizaje. El propósito es ayudar a los estudiantes en su génesis instrumental, esto es, en el proceso por el cual un artefacto se convierte en un instrumento de aprendizaje (Trouche, 2004). Inicialmente, Trouche (2004) identificó que la orquestación instrumental estaba constituida por la configuración didáctica y al modo explotación. Posteriormente, Drijvers et al. (2010) incluyeron la puesta en escena didáctica.

La configuración didáctica se refiere a la selección y arreglo de los artefactos en el contexto educativo en el que se da la actividad didáctica ya sea el salón de clases, el patio de juegos o el lugar de la excursión. En una determinada actividad la maestra puede seleccionar el lápiz, la regla, el compás y el transportador para hacer una actividad sobre la construcción de ángulos congruentes.

El modo de explotación es la forma en que la maestra decide explotar la configuración para el beneficio de sus intenciones didácticas. Incluye decisiones sobre la forma en que se van a introducir las tareas, la forma en que se espera que las desarrolle el estudiante, el rol que jugarán los artefactos, las técnicas que se van a utilizar y los esquemas que se pretende desarrollar. Estas decisiones deben ser parte de la preparación de la clase, sin embargo, en la implementación pueden suceder situaciones inesperadas y la maestra actúa acorde a su conocimiento y experiencia para lograr los objetivos. Estos elementos son importantes y Drijvers et al. (2010) los denominan la puesta en escena didáctica.

La puesta en escena didáctica se refiere a todo lo que sucede cuando se pone en acción lo planificado en la configuración didáctica y su modo de explotación. Incluye, entre otras, las decisiones que toma la maestra ante situaciones inesperadas, las preguntas que formula para explorar el conocimiento de los estudiantes y la forma como administra las respuestas de los estudiantes (contestarlas inmediatamente, contra-preguntar, pedir a otro estudiante que responda, reservarlas para más adelante, notificar al estudiante que se van a contestar posteriormente o que debe seguir pensando en la posible respuesta).

Implementar la orquestación instrumental permite a los futuros maestros reflexionar sobre los artefactos que piensa utilizar, la forma en que los estudiantes aprenden a utilizarlos y la forma en que contribuyen para el aprendizaje de los contenidos matemáticos.

Referencias

Drijvers, P., Doorman, M., Boon, P., Reed, H., & Gravemeijer, K. (2010). The teacher and the tool: Instrumental orchestrations in the technology-rich mathematics classroom. Educational Studies in Mathematics, 75, 213–234. https://doi.org/10.1007/s10649-010-9254-5

Trouche, L. (2004). Managing complexity of human/machine interactions in computerized learning environments: Guiding students’ command process through instrumental orchestrations. International Journal of Computers for Mathematical Learning, 9, 281–307. https://doi.org/10.1007/s10758-004-3468-5